Modalidades de Ciclismo de Montaña o MTB

Si siempre nos han gustado las bicicletas para desplazarnos, y si estamos acostumbrados a montar en bicicleta para pasear o para hacer deporte, probablemente el ciclismo de montaña nos entusiasme porque es claramente otro nivel.

El ciclismo de montaña es un deporte de aventura que ya no es exclusivo de ciclistas experimentados, pues cada vez va teniendo más adeptos. Es un deporte que, como todos los de aventura, mezcla el propio deporte con el turismo rural.

Se trata de recorrer diversos caminos en bicicleta, algunos más fáciles, y otros más complicados, por eso se le considera un deporte de riesgo. Y este recorrido se hace en bicicletas de montaña, que requieren cierta preparación física para su dominio, y que son especiales para este deporte. No se trata de bicicletas de paseo al uso, ni mucho menos. Las bicicletas de montaña son más complicadas de dominar para conseguir una buena técnica. Pero nada es imposible si nos esforzamos, y si nos apetece probar una nueva experiencia.

Qué es MTB y BTT

MTB son las siglas inglesas de Mountain Bike, en tanto que BTT se refiere a las siglas españolas de Bicicleta Todo Terreno. En definitiva, son lo mismo y hacen referencia al tipo de bicicleta que se utiliza para practicar este deporte, que no es otro que la bicicleta de montaña en sus diversas modalidades.

Ambos términos también hacen referencia al deporte en sí, ciclismo de montaña. Se trata de una actividad deportiva, que puede ser competitiva o no serlo, practicando bicicleta en circuitos naturales, ya sean senderos de montaña, rutas por diversos bosques, con mayor o menor dificultad en el pedaleo, porque puede haber caminos más sinuosos, pendientes muy pronunciadas, o caminos de fango o tierra más difíciles de practicar. En cualquier caso, es una forma de explorar nuevos entornos naturales subidos en una bicicleta.

Este deporte es muy beneficioso para la salud. No sólo porque sube la adrenalina a tope, ante un reto nuevo, lo cual es perfecto para la mente, sino que fortalece el cuerpo, la musculatura, sube la capacidad de concentración, y es un deporte que combate con éxito el estrés del día a día. Además, a través de este deporte, podremos conocer los entornos rurales más bellos y menos explorados.

Todas las modalidades de MTB

Hay distintas modalidades de ciclismo de montaña, dependiendo del terreno en el que nos queramos mover, y del tipo de bicicleta que seleccionemos.

  • Cross Country. Se desarrolla en senderos amplios, con ascensos y descensos, y kilometrajes de una media de 45 km.
  • Cross Country Maraton. Reúne similares características a la anterior, pero es de competición.
  • Down Hill. Recorridos de descenso de montaña, a bastante velocidad y en trayectos cortos, no más de unos 5 km.
  • Up Hill. Justo el trayecto contrario. Son carreras de ascenso a toda la velocidad que nos permita nuestra bicicleta y nuestra capacidad para ascender rápido.
  • All Mountain. Mezcla de las dos modalidades anteriores porque implica ascensos y descensos de montaña.
  • Enduro. Es bastante parecida a la modalidad All Mountain, pero en este caso se trata de un deporte competitivo entre ciclistas.
  • Trail. Ésta es una modalidad relajada, apta para principiantes. Incluye caminos planos, con ascensos y descensos, y se pedalea a un ritmo moderado. Es una forma de practicar MTB para hacer turismo y disfrutar del paisaje de una forma más tranquila al mismo tiempo que se hace deporte.

XC Cross Country

Es, sin duda, la modalidad más popular y más conocida de todas las de ciclismo de montaña a nivel internacional. Es además una de las favoritas de muchos ciclistas ya experimentados, y literalmente significa pedalear campo traviesa, es decir, por el campo.

Aunque es de carácter competitivo, también se practica como un deporte de aventura sin necesidad de competición, y una de las cuestiones más atrayentes para muchos es el hecho de que se practica en lugares de increíble belleza, como bosques, valles, montañas y caminos escarpados rurales, lo que hace que podamos disfrutar tanto del deporte como del entorno natural. Si se trata de una jornada de competición, se irá por estos caminos, sin demasiadas pendientes de subida y bajada, a la máxima velocidad posible. Para muchos que ya lo han practicado, la mayor sensación de libertad que produce este deporte es sentir la velocidad y el dominio progresivo de las técnicas de subida y bajada suaves en una bicicleta de montaña.

Normalmente el Cross Country no es de un largo kilometraje, en torno a los 45 km y las rutas tendrán tanto lugares de ascenso como de descenso. Para practicar este tipo de deporte, se necesita una bicicleta rígida, con suspensión delantera, y material muy ligero (aluminio, en general). Además, el sillín estará siempre alto, para permitir un pedaleo cómodo y eficaz.

DH: Down Hill o Descenso

Down Hill es otra modalidad de bicicleta de montaña, en la que se tratará de descender una ruta de montaña en el menor tiempo posible y a mucha velocidad.

Es una modalidad por lo general competitiva, y solo de descenso. Los ciclistas que lo practican suelen ser transportados en vehículos (generalmente camionetas) a las zonas de alta montaña, donde se iniciará el descenso. Esto es así porque, a diferencia de la modalidad anterior, es prácticamente imposible subir pedaleando, o por lo menos, los caminos no están pensados para realizar el ascenso en bicicleta.

Las pistas, situadas en la montaña, tendrán dificultades naturales tales como rocas, o caminos sinuosos y boscosos, o también obstáculos puestos por el hombre si se trata de una competición, como drops o rampas. Es una de las modalidades más duras del ciclismo de montaña.

Las pistas para el DownHill estarán situadas en el bosque, cerros y desfiladeros de montañas. Suelen abarcar distancias cortas, de entre 2,5 km y 5 km, para bajarlas a la mayor velocidad posible, sorteando obstáculos y sin correr riesgos. En esta modalidad se trata es de ir dominando la velocidad en el ciclismo de montaña. Se utilizan bicicletas con doble suspensión, delantera y trasera, así como materiales menos ligeros y más resistentes que en otro tipo de ciclismo.

Trail

Es una de las modalidades más relajadas de ciclismo de montaña, porque no es competitiva.

Se trata de practicar ciclismo en escenarios naturales, conociendo nuevos lugares, con espléndidos caminos y senderos para pedalear y disfrutar del paisaje sin la excesiva concentración que requiere otro tipo de ciclismo de montaña. Es apto para todos los niveles de ciclismo, y también para todas las edades, por lo que es muy recomendable para iniciarse en este deporte, e incluso, para practicarlo en familia con niños.

El Trail se desarrolla, por lo general, en caminos planos y sencillos, con algunas pendientes, y las bajadas por senderos también suelen ser más fáciles. En cuanto a la longitud, las rutas y el kilometraje son bastante variables, desde los 5 km en terrenos y senderos planos, a los 25 km con subidas o bajadas, todo depende de hasta dónde estemos dispuesto a llegar porque las rutas de trail son para todos los públicos y no exigen una preparación física ni un nivel excesivo, si lo comparamos con otro tipo de ciclismo de montaña.

En cuanto a las bicicletas para hacer trail, éstas son muy versátiles. Suelen ser ligeras, con doble suspensión o con suspensión delantera. Todas las marcas de bicicletas de montaña suelen tener una versión trail apta para este tipo de ciclismo de montaña.

AM: All Mountain

Esta modalidad de ciclismo de montaña consiste en subir una montaña en bicicleta, así como bajarla por senderos difíciles.

Es una mezcla de las modalidades de Cross Country y Downhill, de ascensos, pedaleo campo a través, y descensos. Una de sus señas de identidad es que una vez que el ciclista está arriba, se trata de bajar con la mayor rapidez posible por senderos naturales que no son fáciles en su descenso, pero que no tiene obstáculos puestos por el hombre, ya que todo el sendero es fruto del entorno natural.

Estos caminos pueden ser anchos, a través de las laderas de las montañas, o bastante estrechos, lo que dificulta el ascenso, y por eso se emplea mucha fuerza física para pedalear. Después se bajará por senderos con obstáculos naturales, a la mayor velocidad posible. El tipo de terreno sería de piedras, rocas, escalones naturales, lo que implicaría, en muchos casos, saltar con la bicicleta. También suele haber bajadas con raíces de árboles, que hacen la bajada a toda velocidad más complicada.

Las distancias en esta modalidad pueden variar desde los 10 km hasta los 50 kilómetros, incluyendo en el sendero las subidas, las bajadas, y los trayectos a través del bosque.

Enduro

Es una modalidad parecida a la anterior, pero de tipo competitivo entre ciclistas, por lo que a veces el término Enduro y All Mountain llevan a cierta confusión, pero básicamente es lo mismo, salvo esta diferencia.

En este tipo de ciclismo de montaña, el ciclista atravesará montañas por rutas y senderos de especial dificultad, a la mayor velocidad posible, con subidas, trayectos campo a través, y descensos.

Además, no se cronometra el tiempo de subida, que depende de la resistencia de cada persona para subir las pendientes con esfuerzo, pero sí las bajadas, que se harán a toda velocidad y que serán realmente las partes del trayecto de tipo competitivo.

Las distancias a recorrer varían, pero suelen tener una media de 25 kilómetros, y en este trayecto suele haber unas 4 ó 5 pruebas de velocidad y competición entre ciclistas. Las bicicletas de esta modalidad son resistentes y ligeras, y se suelen utilizar ruedas muy anchas, con manillares de doble altura con una longitud más larga que la de otras bicicletas de montaña.

Free Drive o Urban Drive

Es una modalidad diferente a todas las demás, ya que se trata de hacer ciclismo urbano, por ciudades y cascos urbanos, utilizando nuestra bicicleta como medio de transporte.

Se trata de trayectos cortos a la libre elección del ciclista, por rutas libres, como alternativa al transporte de los vehículos y motocicletas. Es un medio de transporte muy popular en los Países Bajos, Bélgica, Portugal o Francia, y está empezando a serlo también en nuestro país. Es una forma de moverse por la ciudad no contaminante, al mismo tiempo que realizamos un ejercicio cardiovascular y saludable.

Además, hay rutas especialmente difíciles en el urban drive, parecidas a lo que serían rutas de montaña: por cuestas adoquinadas, empinadas o con escaleras, que el ciclista bajará al estilo de otras modalidades de ciclismo, es decir, a saltos con su bicicleta.

Las bicicletas para este tipo de trayectos son bicicletas especiales para Urban Drive, con unas características específicas. Algunas son de paseo, otras son híbridas (una mezcla de bicis de montaña y de carretera) y es menos frecuente, pero también las podemos encontrar en la ciudad: las bicicletas de montaña en cualquiera de sus modalidades.

8 Consejos para principiantes en Ciclismo de Montaña

Son cada vez más los fans del ciclismo de montaña, pero para iniciarse en este deporte, en Viajepor consideramos que hay ocho consejos clave para empezar con éxito esta gran aventura deportiva que levanta cada vez más pasiones.

  • Es necesario descansar bien la noche anterior.
  • Es importante elegir una bicicleta de montaña para principiantes.
  • Ir adecuadamente vestido con un traje de ciclista, y sobre todo guantes y un casco protector de mountain bike.
  • Hidratarse por el camino, no dejar de beber agua para no perder líquidos
  • Es muy recomendable elegir una ruta corta para empezar, y así sabremos cuál es nuestra condición física y nuestra resistencia.
  • Debemos ser realistas, y no exigirnos mucho la primera vez. Ya habrá tiempo para ir mejorando y entrenando
  • Es mejor no pedalear solos la primera vez, e ir acompañados de un pelotón, para nuestra mayor seguridad.
  • Y lo más importante: vayamos con una mente abierta y positiva, porque vamos a descubrir un nuevo reto que sin duda nos va a enganchar.

Te recomendamos echar un vistazo a este vídeo antes de hacer una ruta de ciclismo de montaña:

Equipamiento básico de MTB

Lo primero será la vestimenta: culote con o sin tirantes (parte de abajo), maillot (parte de arriba), deportivas especiales para ciclismo de montaña, guantes, casco protector, y mochila de hidratación o camelback, que nos permite almacenar la botella de agua, llevarla pegada al cuerpo y beber directamente desde el depósito.

Llevar agua y comida

Además de llevar agua y beber pequeñas cantidades constantemente, es importante comer para mantener el ritmo. Los pequeños snacks, ya sean dulces o salados, incluyendo las barritas de cereales, se pueden consumir de forma fácil durante la rodada sin perder el tiempo, y nos mantienen en forma para continuar el trayecto con fuerza.

Conoce la ruta y el terreno

Es importante estudiar la ruta que vamos a hacer con cierta antelación. Para una primera experiencia en ciclismo de montaña, lo más recomendable es conocer cuáles van a ser las dificultades y obstáculos del trayecto y el kilometraje que vamos a realizar. Sobre todo para tener una buena localización y saber cómo regresar.

Familiarízate con la bicicleta

Lo primero es adquirir una bicicleta de montaña acorde a nuestra talla, para lo que se toma en cuenta no sólo nuestra altura, sino también la longitud de nuestra pierna. Es importante sentirnos cómodos a la hora de empezar a pedalear. Una buena opción es probarla en casa antes de salir a rodar a la montaña. Así nos iremos familiarizando con la bicicleta.

Ir en grupo: es lo recomendable

No es obligatorio, aunque sí recomendable. En nuestra primera vez podemos sufrir algún percance o dificultad con la bicicleta y es preferible ir acompañado por otros ciclistas, porque alguien siempre nos podrá ayudar. Si no tuviéramos otra opción que ir en solitario, lo más recomendable es escoger trayectos frecuentados por otros ciclistas, y llevar siempre un silbato, por si nos perdemos, incluso si vamos con otros compañeros.

Lleva ropa seca

Es recomendable llevar muy poca carga, pero si es importante llevar unos culotes, calcetines y un maillot de repuesto. Además de que es más que probable que sudemos copiosamente, también podemos tener un incidente y mojarnos la ropa que llevamos puesta. Ir mojados no es nada saludable, y es mejor prevenir y llevar un repuesto.

Haz paradas y descansos

No hay que agotar al máximo las energías la primera vez, porque ya iremos ganando en soltura y resistencia. Es muy recomendable hacer paradas y descansos siempre que sea necesario.

Disfruta del ciclismo de montaña

Y lo más importante: disfrutar de esta nueva experiencia de ciclismo de montaña en plena naturaleza, dejarnos llevar por los paisajes que vamos a conocer pedaleando, y tomárnoslo como un maravilloso reto de deporte, resistencia y objetivos cumplidos. Porque en este deporte, lo más importante es disfrutar de algo novedoso, sin ponernos retos al principio.

¿Te animas a practicar alguna de estas modalidades de ciclismo de montaña? No dudes en compartir con nosotros qué te parece este post y si necesitas más información basada en nuestra experiencia al respecto.

María y Sergio – ViajeX

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Deja un comentario